domingo, 23 de agosto de 2009

6

Barrichello, cinco años después


El GP de Europa 2009 ha transcurrido bajo el guión previsto ayer. A pesar de que los McLaren copaban la primera línea, la buena calificación de Barrichello ayer le llevó hacia la victoria, ayudado además por un error en la segunda parada de Hamilton. Räikkönen ganó la partida a su compatriota Kovalainen, subiendo nuevamente al podio, mientras que Rosberg completó otra gran carrera, quinto, y Alonso fue finalmente sexto. Rubens dedicó la victoria a Felipe Massa, ausente en un Gran Premio donde los adelantamientos brillaron por su ausencia.

Rubens Barrichello ha vuelto a vencer. Lo hace cinco años después de su último triunfo, allá por el Gran Premio de China del año 2004. En un año donde su monoplaza, el BGP001, comenzó arrasando, sería bastante decepcionante irse de vacío con esa imagen de segundón y escudero fiel que le sigue acompañando allá donde va. Por eso hoy, y teniendo en cuenta que Button no estuvo lo suficientemente cerca, pudo luchar con total libertad por una victoria que no se le resistió.

El piloto brasileño lucía durante este fin de semana un nuevo diseño de casco, imitando en su parte superior al de su compatriota Massa, ausente en esta carrera tras el grave accidente sufrido en Hungría, del que se recupera favorablemente en su casa. Parece que esa motivación extra ayudó a que el veterano piloto de Brawn GP colocase su monoplaza en una fantástica tercera plaza ayer, siendo el más cargado de los seis primeros. Desde esa segunda línea partió hoy domingo, con muchas opciones de llevarse el décimo triunfo de su dilatada carrera al final del Gran Premio.

Pero para ello debería adelantar a las flechas de plata, que haciendo honor a su pseudónimo salieron como balas gracias a la ayuda extra que proporciona el KERS. Barrichello hizo una buena salida, algo que no es precisamente su fuerte, y con ello mantuvo la tercera plaza en la primera frenada fuerte. Por detrás, destacar la gran segunda curva de Alonso, que a pesar de perder una posición en la salida, pudo recuperar dos en dicho vértice, atacando por fuera al Brawn de Button y al Red Bull de Webber, que a su vez luchaban por el título.

Tras la salida, todo quedaba listo para resolverse en el pit-lane, dado lo complicado que es ver adelantamientos en este circuito. De hecho no habría ninguno más, salvo el de Grosjean a Badoer a la salida del pit-lane. Luca no hizo méritos para seguir a los mandos de ese volante durante ningún momento del fin de semana, y no pudo devolver con una carrera decente la confianza que Ferrari depositó en él. Al trompo tras la salida debemos unirle ese error con Grosjean a la salida del pit-lane, donde además pisó la línea. Eso le costó una sanción, a la que poco después acompañaría un nuevo trompo. Para finalizar el despropósito, Badoer tocó a un Force India al aparcar su coche una vez finalizada la carrera. En definitiva, un desastre de Gren Premio para él, y más teniendo en cuenta que el monoplaza está para hacer podio.

Por su parte, el otro debutante, Romain Grosjean, tuvo un sábado excelente, pero hoy no ha tenido una carrera fácil. En la salida perdió muchas posiciones, teniendo que entrar incluso a boxes a cambiar su alerón delantero. Poco después sufriría una salida de pista que pudo salvar, aunque globalmente podemos decir que hizo más o menos lo que se esperaba que hiciese.

El español Jaime Alguersuari, debutante en Hungría, vivió una carrera complicada, aunque sin demasiados incidentes. Tras terminar decimosexto delante de Badoer (y debido a los abandonos de Nakajima, Buemi y Vettel) declaró haber sufrido más de lo previsto debido al calor y a la falta de bebida en las últimas vueltas. Al menos volvió a dejar claro que su presencia en la F1 no es ni mucho menos una casualidad, cumpliendo con los objetivos principales.

Volviendo a la carrera, y como decía, todo se decidió en las paradas en boxes. En la primera de ellas, Barrichello logró adelantar a Kovalainen, y además salió cerca de Hamilton, con lo que todo pintaba realmente bien para el brasileño. La segunda detención de Hamilton supuso prácticamente regalar la victoria a Rubens, dado el tiempo que tardaron los mecánicos en cambiarle el neumático delantero derecho. El piloto de Brawn GP incluso pudo adelantar su repostaje y salir por delante del inglés, evitando así cualquier problema que un safety-car pudiese generar, como cuando en ese momento Nakajima reventó la rueda trasera derecha.

Por detrás, tras el abandono de Vettel por rotura de motor y el adelantamiento de Räikkönen a Kovalainen en la segunda entrada a boxes, Kimi ocupaba la tercera posición de podio, mientras Heikki, cuarto, se vió presionado por un enorme Rosberg, que a pesar de tener mejor ritmo no podría superarle. El alemán, sin embargo, terminó quinto, completando así otra actuación enormemente meritoria a las que ya nos está acostumbrando. Fernando Alonso fue sexto con un buen ritmo de carrera, que quizás pudiese haberle llevado al podio de no haber perdido ayer sábado cuatro décimas por vuelta con ese problema en su disco de frenos. Séptimo fue el líder del mundial, Jenson Button, que amplía así su ventaja sobre Webber. El australiano no pudo puntuar hoy, terminando noveno detrás de Kubica, que sacaba un meritorio punto para BMW.

Ha sido, pues, una carrera redonda para Brawn GP, que aumentan en doce puntos su diferencia respecto a Red Bull en el mundial de constructores, mientras que Button aumenta en dos la suya sobre Webber en el de pilotos. Con los mismos argumentos sobre la mesa podemos decir que Red Bull ha sufrido hoy un derrota al no sumar ningún punto, además de los dos motores que Vettel ha perdido en este fin de semana.

Como anécdota, quedará para el recuerdo la victoria de Rubens por ser la número cien para Brasil en la Fórmula 1, así como por la dedicatoria especial a su amigo Felipe Massa al bajarse del coche. Además hay que destacar que hacía 81 carreras que Barrichello no ganaba, lo que supone cinco años entre su anterior victoria y la de hoy. Felicidades, Rubens, te la mereces.

sábado, 22 de agosto de 2009

2

Mclaren, Brawn y el tuercas (o el frenos)


Las cuatro semanas de parón que ha sufrido la Fórmula 1 desde el GP de Hungría no han sido en balde, y hoy nos hemos llevado más de una sorpresa al ver la sesión de clasificación del GP de Europa. Mientras Badoer y Grosjean centraban la atención en la Q1, poco a poco, en la Q2 y en la Q3 nos fuimos dando cuenta de que algo había cambiado en la parrilla. Lo más evidente, el salto cualitativo de Brawn GP, aunque también podríamos resaltar la confirmación de McLaren como nueva potencia a tener en cuenta. Fernando Alonso terminó octavo debido a un problema en sus frenos.

La clasificación del GP de Hungría empezó con Luca Badoer como centro de atención. Pero el italiano, que volvía a disputar un Gran Premio once años después, no era precisamente el más aplaudido de cuantos salieron a pista, sino más bien el más criticado. Se puede considerar normal, teniendo en cuenta que terminó a tres segundos del mejor tiempo, y a uno y medio del decimonoveno. Y aún los había que se quejaban de la llegada de Alguersuari...veremos si Badoer logra en Valencia hacer la mitad de lo que el español hizo en Hungría. El español no consiguió pasar del penúltimo lugar, pero al menos podrá luchar por ganar alguna que otra posición en carrera, como ya hiciese en su primer Gran Premio.

El otro debutante, o simplemente el único debutante, aunque pareciese que había dos, fue Romain Grosjean, y la verdad, lo hizo bastante bien. En su primera clasificación de Fórmula 1 pasó a la Q2, algo muy positivo para el piloto francés. Saldrá mañana desde la decimocuarta posición.

Metiéndonos ya en harina, hay que reconocer que los McLaren-Mercedes dieron en Hungaroring un paso de gigante respecto a las pasadas carreras, y hoy lo han consolidado. Mirando la tabla de clasificación es cierto que quizás la pole sea algo ficticia, pero no cabe duda de que estarán nuevamente peleando por la victoria. Junto a ellos estarán los Brawn GP, que una vez vistas las cargas se postulan como los principales favoritos nuevamente. Barrichello, que sale tercero tras Hamilton (1º) y Kovalainen (2º), tiene una clara oportunidad de volver a lo más alto y dedicar un triunfo a su amigo Felipe Massa, ausente en este GP por el accidente sufrido en Hungaroring.

Detrás de Rubens tenemos a un Vettel que va bastante descargado, con lo que McLaren se puede intercalar a partir de ahora entre los dos aspirantes al título de constructores. Button, quinto, también irá bastante largo, aunque menos incluso que su compañero Barrichello. Le siguen Räikkönen, Rosberg y Alonso, mientras que Webber fue noveno.

Fernando no pudo realizar una buena actuación hoy, y con la pole de Hungría aún reciente la verdad es que resultaba bastante extraño. Pero como Antonio Lobato nos ha desvelado en su web, el español tuvo un problema con uno de sus discos de freno. Al parecer la nombrada pieza delantera derecha de su r29 no estaba bien ajustada, y quizás sea por lo ocurrido en el pasado GP con la famosa tuerca por lo que no han querido comentar nada a los medios. Esperemos que ésto sea cierto y que mañana el rendimiento del r29 sea el que venimos viendo en las últimas carreras.

A estas alturas tenemos más que claro y asumido que el asturiano ya no luchará por el mundial, salvo hecatombe, pues son Button, Webber y Vettel quienes más opciones reales tienen de conseguirlo. Tras una primera parte del mundial dominada descaradamente por los pilotos de Brawn GP, pasamos a una caída de rendimiento de los mismos y un dominio de Red Bull. Ahora, cuando parecía que el mundial se encaraba para los chicos de Newey, Button y Barrichello han vuelto para dar guerra, prometiendo así un final de mundial apasionante. Habrá que ver si a partir de ahora las cosas siguen así de igualadas, porque será entonces cuando gente como Hamilton, Kovalainen, Räikkönen, Alonso o Rosberg puedan ser jueces en la batalla. De momento parece que los McLaren pueden quitar algún que otro punto a los Red Bull en Valencia. Eso lo veremos mañana.

Pos. Piloto Equipo Peso (kg) 1ª Parada
1. Hamilton McLaren 653.0 18
2. Kovalainen McLaren 655.0 19
3. Barrichello BrawnGP 662.5 23
4. Vettel Red Bull 654.0 19
5. Button BrawnGP 661.5 22
6. Raikkonen Ferrari 661.5 22
7. Rosberg Williams 665.5 23
8. Alonso Renault 656.5 20
9. Webber Red Bull 664.5 23
10. Kubica BMW 657.5 20
11. Heidfeld BMW 677.0 28
12. Sutil Force India 672.5 26
13. Glock Toyota 694.7 35
14. Grosjean Renault 677.7 28
15. Buemi Toro Rosso 688.5 33
16. Fisichella Force India 692.5 34
17. Nakajima Williams 702.0 38
18. Trulli Toyota 707.3 40
19. Alguersuari Toro Rosso 678.5 28
20. Badoer Ferrari 690.5 33

viernes, 21 de agosto de 2009

2

Carta a Felipe Massa


Querido Felipe:

Como podrás comprobar, al lado de estas líneas te envío una foto que recordarás muy bien, sobre todo en estos días. Fue hace un año, cuando disputaste en Valencia tu Gran Premio número 100. Como premio a la redondez de la cifra, conseguiste la victoria, en un fin de semana redondo para ti. Un año después no podrás repetirlo, y lo verás desde casa, pero estoy seguro de que te sentirás igualmente feliz por, al menos, poder verlo después de todo.

En estas cuatro semanas desde aquel extraño día, hemos pasado de negro a blanco, de la noche al día, de un posible daño cerebral a hacer cábalas sobre cuándo volverás a las pistas. Con ésto sólo reafirmo lo que te acabo de decir en el anterior párrafo, ya que el sentimiento de alegría por tu recuperación se contagia allá donde llegan las noticias sobre tu estado. Recuerdo las palabras de tu amigo Rubens tras la visita que te hizo allí en Brasil, así como la primera entrevista que concediste a Ferrari tras tu accidente. Y me alegro, no sólo por leer que estás bien, sino también por ver, como el propio Barrichello nos contó, que vuelves a ser el mismo, y que tienes si cabe aún más ganas de volver a pilotar.

Sé que sólo soy uno más de tantos, o incluso ni eso, pues ya sabes que nunca había tenido una opinión demasiado positiva sobre tu trabajo. Pero el año pasado en Brasil ya demostraste, y ahora lo has afianzado, que muchas cosas pueden ser cuestión de mala suerte. Una gota de agua de más sobre un neumático de seco, un muelle rebotando en la pista a la altura exacta de un casco...y tantas y tantas cosas que hacen que a veces, aunque sólo sea por un instante, el lado humano salga a la luz, con esa lágrima al bajarte del coche en Interlagos, o ese pulgar al alto al subirte en el avión camino de Brasil. Quizás no hubieses querido llorar, o alzar el pulgar, pues eso sólo indicaba que algo malo había pasado detrás, pero lo tuviste que hacer, tuviste que sacar tu lado humano.

Y es que así es la vida, un camino lleno de obstáculos a sortear y baches en los que en cualquier momento puedes caer. Lo bueno es que si no hubiese esos baches, si no tuviésemos que pasar por esas dificultades, no disfrutaríamos tanto de los buenos momentos. Buenos como los que estabas viviendo ahora, haciendo los mejores resultados de la temporada, incluyendo un tercer puesto en Alemania, y tras los cuales seguramente te encontrabas en disposición de volver a luchar por alguna victoria. Pero, como ya te he dicho, a pesar de que ahora mismo veas que tu accidente te impide llevar a cabo esa lucha, está claro que en Hungría conseguiste una victoria más importante.

Ahora, un año después de inaugurar el primer peldaño del podio del Valencia Street Circuit, puedes volver a estar de celebración. Este fin de semana puedes volver a coger la botella de champán, descorcharla, y celebrar que hace un mes, gracias a tu casco y a una rápida intervención quirúrgica, volviste a nacer.

Gracias por seguir ahí, Felipe. Un saludo desde España.

jueves, 20 de agosto de 2009

1

Reglamento 2010 o el fin de la guerra


La Federación Internacional de Automovilismo ha hecho público hoy el reglamento técnico y deportivo para la temporada 2010 de Fórmula 1, en el que encontramos bastantes novedades y, sobre todo, los resultados del desenlace de la querra contra la FOTA. Así, no se aplicará el famoso límite presupuestario que Mosley quería imponer, como tampoco habrá cambio en el sistema de puntuación. De la misma forma seguirán limitados los entrenamientos. Los cambios fundamentales residen en el sistema de calificación, los repostajes en carrera y el KERS.

Recuerdo aquella tarde tan extraña de sábado, y aquella mañana de domingo en la que los equipos se reunían en el yate de Flavio no precisamente para disfrutar del lujo de Montecarlo. Entonces todos creímos, aunque fuese por un instante, que la F1 había dejado de ser F1. Sin embargo, y quién nos lo iba a decir, esa fue la primera piedra de un inesperado acuerdo entre la FIA y la FOTA.

Desde entonces todo se ha calmado, y ambas partes obtuvieron sus beneficios. Los equipos firmaron y ahora era la FIA la que tenía que elaborar un reglamento adecuado a lo que ellos pedían. Han tardado varios Grandes Premios en hacerlo, pero finalmente se ha oficializado hoy la paz definitiva, al menos para lo que resta de temporada, que no es poco.

La FIA ha aceptado no imponer el límite presupuestario de 45 millones de euros que en un principio pretendía Max Mosley, así como no cambiar el sistema de puntuación actual ni por el de victorias ni por otro que diese más puntos al vencedor de las carreras. Por otra parte, se sigue limitando la cantidad de test permitidos, que será de 8 entrenamientos durante la temporada, así como la cantidad de pruebas en el túnel de viento. Tampoco se prohibirá el uso de los calentadores de neumáticos, como en un principio se pretendía.

Las novedades más importantes son tres. La primera de ellas es la prohibición de repostajes durante la carrera. La segunda deriva de la primera, y es un cambio en el sistema de calificación. A partir de ahora todos rodarán con la misma carga de combustible (la mínima posible, se entiende) en las tres sesiones, ya que todos saldrán cargados en carrera con combustible suficiente como para terminarla. Por tanto, se elimina completamente cualquier tipo de estrategia derivada del combustible. La calificación se seguirá realizando en tres tandas, pero en las dos primeras serán ocho y no cinco los eliminados, debido a que pasaremos de veinte a veintiséis coches. La tercera norma es el aumento del peso mínimo de los monoplazas, debido a la legalidad del uso del KERS en los mismos (recordemos que los equipos pretendían eliminarlo). Dicho peso será ahora de 620kg, como ya se había indicado anteriormente.

Así, los equipos ya pueden regresar al yate de Briatore ahora que (supongo) estará aparcado en Valencia, y esta vez podrán disfrutar del sol sin tener que tratar polémicas ni problemas que puedan comprometer el futuro de la Fórmula 1.